Capítulo de Segundo filósofo

















Introducción

El origen de este relato quizás debiera remotarse a la Grecia de los siglos II y III después de Cristo. Como courre con otros textos sapienciales, la obra se transmite en dos ramas:

En España se conocen ambas versiones.

La más breve aparece en el capítulo 196 de la Estoria de Espanna (o Primera Crónica General, según Menéndez Pidal, su primer editor) alfonsí y de aquí se incluye en una de las familias del Bocados de oro.

La versión más amplia configura uno de lo capítulos del Liber de vita et moribus philosophorum de Burley (difundida a fines del siglo XIV).

La obra tiene tres partes claramente diferenciadas:
  1. El silencio de Segundo y sus motivos.
  2. Defensa de esta postura vital.
  3. "Debate" entre Adriano y el filósofo.

Sobre la historicidad de Segundo, no hay datos que la sustenten, aunque, por las respuestas que da, se le suele adscribir bien al neopitagorismo (Marta Haro Cortés), bien a la escuela cínica (Francisco Rodríguez Adrados).

Esta edición se limita a la versión abreviada. Para ella nos hemos valido de:

Aunque ambos textos, como ya se ha dicho, derivan de una misma fuente, hay pequeñas diferencias entre ellos (obviando, lógicamente, las referidas a las grafías), destacadas en el cuadro siguiente. Algunas se deben a amplificaciones, otras a lecturas erróneas o erratas y las menos parecen olvidos (pienso, por ejemplo, en la cuestión sobre el río, que no se recoge en el incunable sevillano).



Primera Crónica General Bocados de oro.
Incunable  sevillano
E en tiempo dest emperador fue Segundo, un muy gran philosopho, que fizo muchos buenos libros et numqua quiso fablar en toda su uida. Segundo fue en atenas muy sesudo en tiempo de Adriano, emperador de Roma. E fue muy grand philósofo e nunca quiso fablar en toda su vida.
et nol connocio su madre ni ninguno que y fuesse. e no lo conosció ninguno que y fuesse.
E quiso el prouar lo quel dixieran en escuelas de las mugieres. E él quiso provar lo que le dixeron enla castidad delas mugeres.
et prometiol quel darie diez libras e prometióle que le daría diez libras de oro
et mandol que gelo leuasse a la noche al lecho; e que gelo levasse de noche.
«yo so Segundo, el to fijo». Segundo, tu fijo.
E Adriano dixol E el emperador dixo
«fabla, philosopho, et aprendremos algo de ti». Fabla, filósofo, e aprenderemos de ty nos.
tener de fablar tener (...) de non fablar
et si al no, fablaras con la mano. Pues al non puede ser e fablarás con la mano.
Adriano, non te temo yo nada Adriano, no temo yo nada
no as poder en ninguna guisa. no podrás por ninguna guisa.
«¿Que es el grand mar?», dixo Adriano. E dixo Adriano:
- Qué es el gran mar.
«¿Que es Dios?», dixo ell emperador. Dixo el emperador:
- Qué es Dios.
E Segundo escriuio: Scrivió:
E dixo:
departidor de las horas. departimiento delas horas.
morador de mal tiempo. morador del mal tiempo.
cuydado que no a fin, (...), periglo dell omne que no a en si mesura. cuydado que nunca ha fin, (...), peligro del hombre que nunca ha en sý mesura.
Nombre muy desseado Omne muy deseado
Carga doro, siruientes de cuydados Carga de oro ferviente de cuydados
cobro de saber, mester sin damno cobro de saber sin danno
enfermedat sana, muerte con fuelgo enfermedad, muerte con fuego.
Imagen de muerte Ymagen de muerto
auenimiento que non puede seer escusado, (...), fuimiento de la uida,  inibimiento que no se puede escusar, (...), fenchimiento dela vida,
Ayre toruado Ayre tornado
«¿Que son los rios?» «Cosso que no fallece, recreamiento del sol, riego de la tierra.»
et el respondiol a ellas escriuiendo las respuestas en la tabla. e el respondióle a ellas muy bien, escriviendo las respuestas en tabla.






Texto


Recomiendo utilizar Firefox para abrir el documento.


Primera Crónica General Bocados de oro.
Incunable sevillano
[ fol. 88v] E en tiempo dest emperador fue Segundo, un muy gran philosopho, que fizo muchos buenos libros et numqua quiso fablar en toda su uida. Et oyt por qual razon: Quando era ninno, enuiaron lo a escuelas a leer, et duro alla múcho tiempo fasta que fue muy grand maestro; et oyo alla dezir que no auie en el mundo mugier casta. E desque fue acabado el saber de la philosophia, tornosse pora su tierra, a manera de pelegrino, con su esclauina et con su esportiella et con su blago et los cabellos de la cabeça muy luengos et la barua muy grand; et poso en su casa misma, et nol connocio su madre ni ninguno que y fuesse. E quiso el prouar lo quel dixieran en escuelas de las mugieres; et llamo ell una de las siruientas de casa, et prometiol quel darie diez libras si guisasse cuemo yoguiesse su madre con el. E la siruienta, tanto fizo, que lo otorgo la madre, et mandol que gelo leuasse a la noche al lecho; et la manceba fizo lo assi. E la duenna, cuydando que yazrie con ella, metiol el la cabeça entre las tetas, et durmiosse cerca della toda la noche, bien cuemo cerca su madre; e quando uino la mannana leuantosse por yr su uia. Et ella trauo del et dixol: «¡cuemo ¿por me prouar fezist aquesto?» E el dixol: «no, madre sennora, mas no es derecho que yo ensuzie el uaso onde sali»; E ella preguntol quien era; et el respondiol: «yo so Segundo, el to fijo». E ella, que lo oyo, començo a pensar et no pudo soffrir el su grand cofondimiento, et cayo en tierra muerta. E Segundo, quando uio que por la su fabla muriera su madre, diosse pena el por si mismo, et puso en su coraçon de numqua iamas fablar en toda su uida. Et fuesse pora Athenas a las escuelas; e el uiuiendo alli, et faziendo buenos libros, et numqua fablando, fue ell emperador Adriano a Athenas, et sopo de su fazienda, et enuio por el, et fizo lo uenir ante si, et saludo lo ell emperador. Et Segundo callo, et no quiso fablar ninguna cosa. E Adriano dixol: «fabla, philosopho, et aprendremos algo de ti». Mas por que Segundo non quiso fablar, mando llamar uno de sus guardas que habia nombre Tirpon, et dixol: «aqueste que no quiere fablar all emperador, no queremos que uiua; lieua lo contigo et dal muchas penas fasta que muera». Et en diziendo esto, llamo aparte a la guarda, et dixol: «vel conseiando por elcamino que fable et no quiera morir; et si uieres que te cree, et te respondiere, descabeça lo luego; et si te no quisiere tablar por miedo de muerte tornalo a mi». E leuolo entonce, la guarda al logar o tormentauan los omnes, et dixol: «Segundo, porque morras por callar et no quieres fablar et ueuir?» E el philosopho no touo en nada su conseio, et despreciando la su vida, esperaba callando la muerte. E desque llegaron al logar o auien de ir, dixol la guarda: «tiende la ceruiz»; et el tendiola et no quiso fablar. E quando la guarda uio aquello, tomolo por la mano et leuolo all emperador, et dixol que fasta la muerte siempre callara Segundo. Entonce Adriano marauillose mucho de cuemo se podie el philosopho tener de fablar tan porfiosamientre, et por ende dixol: «por que esta ley de no fablar, que te tu mismo as puesto, non puede seer quebrantada, toma esta tabla et escribe en ella, et si al no, fablaras con la mano. Tomo entonce Segundo la tabla, el escriuio desta guisa: «Adriano, non te temo yo nada por que me semeias princep daqueste tiempo. Matar bien me puedes; mas de oyr la mi palabra, no as poder en ninguna guisa.» E tomo Adriano la talbla, et leyo esto, [fol. 89] et dixol: «asaz te as bien escusado, mas quiero te fazer unas demandas por tal que me respondas a ellas: e la primera es que me digas que cosa es el mundo.» El philosopho escriuio: «el mundo es cerco que numqua queda, cobertura fermosa de catar, formamiento que a en si muchas formas.» «¿Que es el grand mar?», dixo Adriano. Escriuio el philosopho: «cerco del mundo, termino coronado, posada de los rios, fuente de las lluuias.» «¿Que es Dios?», dixo ell emperador. E Segundo escriuio: «voluntad que numqua a de morir, alteza que no puede seer despreciada, forma que a en si muchas formas, demanda que no puede seer asmada, oio que numqua duerme, poder que tiene en si todas las cosas, luz que non a fin». «¿Que es el sol?» «Oio del cielo, cerco de la calentura, claridat que numqua decae, onra del dia, departidor de las horas.» «¿Que es la luna?» «Porpola del cielo, enuidiosa del sol, enemiga de los malfechores, conorte de los que andan camino, enderesçamiento de los que andan sobre mar, sennal de las fiestas, demostramiento de las tempestades.» «¿Que es la tierra?» «Fundamiento del cielo, yema del mundo, guarda et madre de los fruytos, cobertura dell infierno, madre de los que nascen, ama de los que uiuen, destruymiento de todas las cosas, cillero de uida.» «¿Que es ell omne?» «Voluntat encarnada, fantasma del tiempo, assechador de la uida, collaço de la muerte, andador de camino, huesped de logar, alma lazrada, morador de mal tiempo.» «¿Que es la fremosura?» Flor seca, bienandança carnal, cobdicia de las gentes» «¿Que es la mugier?» «Cofondimiento dell omne, bestia que numqua se farta, cuydado que no a fin, guerra que numqua queda, periglo dell omne que no a en si mesura.» «¿Que es amigo?» «Nombre muy desseado, omne que adur paresce, conorte de la malandança, bien andança que numqua fallece.» «¿Que son riquezas?» «Carga doro, siruientes de cuydados, deleyte sin alegria, enuidia que numqua se farta, desseo que no puede seer complido, boca alta, cobdicia que no a par.» «¿Que es pobreza?» «Bien aborrecido, madre de salud, alongamienio de cuidados, cobro de saber, mester sin damno, heredat sin calonna, bien andança sin cuidado.» «¿Que es uegedat?» «Mal cobdiciado, muerte de los uiuos, enfermedat sana, muerte con fuelgo» «¿Que es el suenno?» «Imagen de muerte, folgura de trabajos, cobdicia de los enfermos, desseo de los mesquinos.» «¿Que es la uida?» «Alegria de los bien auenturados, tristeza de los mezquinos, esperança de muerte.» «¿Que es la muerte?» «Suenno que dura por siempre, miedo de los ricos, desseo de los pobres, auenimiento que non puede seer escusado, ladron dell omne, fuimiento de la uida, desatamiento de todas las cosas.» «¿Que es la palaura?» Traidor del coraçon.» «¿Que es el cuerpo?» «Posada dell alma.» «¿Que es la barua?» «Departimiento de maslo et de fembra»; «Que es el meollo?» «Guarda de la memoria.» «¿Que es la fruente?» «Imagen del coraçon.» «¿Que son los oios?» «Guiadores del cuerpo, vasos dela lumbre, yuezes del coraçon.» «Que es el coraçon?» «Recebimiento de uida.» «¿Que es la moliella?» «Guarda de la calentura.» «¿Que es la fiel?» «Mouimiento de la sanna.» «¿Que es el baço?» «Riso et recebimiento dalegria.» «¿Que es ell estomago?» «Cozinero de los maniares.» «¿Que son los huessos?» «Fuerça del cuerpo.» «¿Que son los pies?» «Cimiento mouedizo.» «¿Que es el uiento?» «Ayre toruado, mouimiento de las aguas, sequedat de la tierra.» «¿Que son los rios?» «Cosso que no fallece, recreamiento del sol, riego de la tierra.» «¿Que es amor?» «Egualdat de coraçones.» «¿Que es fe?» «Marauillosa certedtimbre de la cosa no connoçuda.» «¿Qual es la cosa que no dexa all omne cansar?» «La ganancia.» Todas estas cosas pregunto ell emperador Adriano a Segundo el philosopho, et el respondiol a ellas escriuiendo las respuestas en la tabla.















































[ fol. 47v a] Segundo fue en atenas muy sesudo en tiempo de Adriano, emperador de Roma. E fue muy grand philósofo e nunca quiso fablar en toda su vida. Oyd por quál razón:
Quando era ninno, embiáronlo alas escuelas a leer e duró allá mucho tiempo fasta que llegó a seer gran maestro. E oyó allá dezir que non havía mujer casta. E después que fue acabado en todo el saber dela filosofia, tornóse a su tierra en manera de peregrino con su esclavina e con su esportilla e con su blago e los cabellos dela cabeça muy luengos e la barba muy luenga. E posó en su casa mesma e no lo conosció ninguno que y fuesse. E él quiso provar lo que le dixeron enla castidad delas mugeres. E llamó él a una delas sirvientas de casa e prometióle que le daría diez libras de oro sy guisasse cómo yoguiesse su madre conél. E la sirvienta tanto fizo, que lo otorgó la madre e que gelo levasse de noche. E la manceba fízolo asý. E la duenna, cuydando que yazería conella, metióle él la cabeça entre las tetas, e dormióse cerca della toda la noche, bien como cerca de su madre. E quando vino la mannana, levantóse para yr su vía. E ella travó dél e dixo:
- ¿Como por provarme me feziste esto?
E dixo:
- Non madre sennora, ca no es derecho que yo ensuzie el vaso por do salí.
E ella preguntóle quién era. E él dixo:
- Segundo, tu fijo.
E ella desque lo oyó començó a pensar e no pudo [fol. 47v b] sofrir el su grand confundimiento e cayó en tierra muerta. E quando vido Segundo que por su palabra moriera su madre, diose pena por sí mesmo e propuso en su coraçón de nunca jamás fablar en toda su vida. E fuese a Athenas, alas escuelas. E él biviendo allí e faziendo buenos libros e nunca fablando, fue el emperador Adriano a Atenas e supo de su fazienda e embió por él e fízolo venir ante sý. E saludólo el emperador e Segundo calló e no quiso fablar ninguna cosa. E el emperador dixo:
- Fabla, filósofo, e aprenderemos de ty nos.
E porque Segundo no quiso fablar, embió llamar uno de sus guardas, que havía nombre Tirpón. E dixo:
- Aqueste que no quiere fablar al emperador, non queramos que biva. Llévalo contigo e dale muchas penas fasta que muera.
E en diziendo aquesto, llamó la guarda a parte e díxole:
- Vele consejando por el camino que fable e non quiera morir. E sy vieres que te cree e te responde, descabéçalo luego. E sy non te quisiere fablar por miedo de muerte, tórnalo a mí.
E levólo estonces la guarda al logar do atormentavan los omnes. E díxole:
- ¿Por qué mueres por callar e non quieres fablar e bevir?
E el filósofo non tovo en nada el consejo. E, despreciando la vida, esperava callando la muerte. E después que llegaron do havían de yr, dixo la guarda:
- Tiende la cerviz.
E él tendióla e non quiso fablar. E quando la guarda vio aquello, tomólo por la mano e levólo al emperador e dixo que fasta la muerte siempre calló Segundo. Estonce Adriano maravillóse mucho cómo se pudo tener el filósofo de non fablar tan porfiosamente. E díxole:
- Porque es esta ley de no fablar que tu mesmo te has puesto non puede ser quebrantada, toma esta tabla e escrive enella. Pues al non puede ser e fablarás con la mano.
Tomó estonces Segundo la tabla e escrivió desta guisa:
- Adriano, no temo yo nada porque me [fol. 48r a] semejas principe de aqueste tiempo. Matar bien me puedes, mas de oýr la mi palabra, no podrás por ninguna guisa.
E tomó Adriano la tabla e leó esto e díxole:
- Asaz te has escusado. Mas quiérote fazer unas demandas por tal que me respondas a ellas. La primera es que me digas qué cosa es el mundo.
E el filósofo escrivió:
- El mundo es cerco que nunca queda, cobertura fermosa de catar, formamiento que ha ensý muchas formas.
E dixo Adriano:
- Qué es el gran mar.
Escrivió el filósofo:
- Cerco del mundo, término coronado, posada delos ríos, fuente delas lluvias.
Dixo el emperador:
- Qué es Dios.
Scrivió:
- Voluntad que nunca ha de morir, alteza que no puede ser despreciada, forma que ha en sý muchas formas, demanda que no puede ser asmada, ojo que nunca duerme, poder que tiene en sý todas las cosas, luz que no ha fin.
E dixo:
- Qué es el sol.
- Ojo del cielo, cerco dela calentura, claridad que nunca decae, honrra del día, departimiento delas horas.
- Qué es la luna.
- Púrpura del cielo, embidiosa del sol, enemiga delos malfechores, conorte delos que andan caminos, endereçamiento delos que andan sobre mar, sennal delas fiestas, demostramiento delas tempestades.
- Qué es la tierra.
- Fundamiento del cielo, yema del mundo, guarda e madre delos fructos, cobertura del infierno, madre delos que nascen, ama delos que biven, destruymiento de todas cosas, cillero de vida.
- Qué es el omne.
- Voluntad encarnada, fantasma del tiempo, asechador dela vida, colación dela muerte, andador de camino, huésped de logar, ánima lazerada, morador del mal tiempo.
- Que es fermosura.
- Flor seca, bienandança carnal, cobdicia delas gentes.
- Qué es la muger.
- Confundimiento del omne, bestia que nunca se farta, cuydado que nunca ha fin, guerra que nunca queda, peligro del hombre que nunca ha en sý mesura.
- Qué es amigo.
- Omne muy deseado, omne que aduro paresce, conorte dela mal andança, bienandan[fol. 48r b]ça que nunca fallesce.
- Qué son riquezas.
- Carga de oro ferviente de cuydados, deleyte syn alegría, embidia que nunca se farta, deseo que no puede ser complido, boca alta, cobdicia que no ha par.
- Qué es pobreza.
- Bien aborrescido, madre de salud, alongamiento de cuydados, cobro de saber sin danno, heredad sin calonna, bienandança syn cuydado.
- Qué es vegedad.
- Mal codiciado, muerte delos bivos, enfermedad, muerte con fuego.
- Qué es el suenno.
- Ymagen de muerto, folgura de trabajos, cobdicia delos enfermos, deseo delos mezquinos.
- Qué es la vida.
- Alegría delos bienaventurados, tristeza delos mezquinos, esperança de muerte.
- Qué es la muerte.
- Suenno que dura por siempre, miedo delos ricos, deseo de los pobres, inibimiento que no se puede escusar, ladrón del omne, fenchimiento dela vida, desatamiento de todas las cosas.
- Qué es la palabra.
- Traydor del coraçón.
- Qué es el cuerpo.
- Posada del ánima.
- Qué es la barva.
- Departimiento de macho e de fembra.
- Qué es el meollo.
- Guarda dela memoria.
- Qué es la frente.
- Ymagen del coraçón.
- Qué son los ojos.
- Guiadores del cuerpo, vasos de lumbre, juezes del coraçón.
- Qué es el coraçón.
- Recebimiento de vida.
- Qué es la mollera.
- Guarda dela calentura.
- Qué es la fiel.
- Movimiento dela sanna.
- Qué es el baço.
- Riso e rescibimiento de alegría.
- Qué es el estómago.
- Cozinero delos manjares.
- Qué son los huessos.
- Fuerça del cuerpo.
- Qué son los pies.
- Cimiento movedizo.
- Qué es el viento.
- Ayre tornado, movimiento delas aguas, sequedad dela tierra.
- Qué es amor.
- Egualdad de coraçones.
- Qué es fe.
- Maravillosa certidumbre dela cosa no conoscida.
- Qué es la cosa que no dexa al omne cansar.
- La ganancia.
E todas estas cosas preguntó el emperador Adriano a Segundo el philósopho e el respondióle a ellas muy bien, escriviendo las respuestas en tabla.



Creative Commons License
Esta edición, realizada por José Luis Gamboa, está bajo una licencia de Creative Commons.

Made with Nvu