DISPUTA ENTRE UN CRISTIANO Y UN JUDÍO

 

Reproduzco la edición de Enzo Franchini, Los debates literarios en la Edad Media, Madrid, Ediciones del Laberinto, 2001, pp. 227 y 228, quien –a su vez- tomó el texto de Nicasio Salvador Miguel, Debate entre un cristiano y un judío. Un texto del siglo XIII, Caja de Ahorros de Avila, 2000, pp. 47-50. Por lo tanto, mi intervención se reduce a las notas y enlaces, que pretenden facilitar la comprensión del fragmento.

 

Advertencias:

- Se sustituye la ý por í.

- [ ] = Adición del editor.

 

         Una breve introducción a esta obra puede consultarse aquí o aquí.

 

[CRISTIANO] Di, judío: ¿quántas comendanças[1] son de tu ley?

[JUDÍO] X.

[CRISTIANO] D'estas X, ¿quántas menuzas[2] se fizieron?

[JUDÍO] VI cientas et XIII[3].

[CRISTIANO] D'estas VI cientas et XIII, ¿quántas tienes? Que sabemos que tienes III.

 

La primera, que es dicha milá[4], ha a tagar[5], et romper[6] et sugar[7], ca hay mezizá, periá, milá[8]. Pues luego entendemos que la primera es contraria de tu ley, ond' tu ley non comía sevo ni sangre, et vos dexades de comer las otras sangres et comedes las de vuestros fijos. Ond', quando bien vos mesuraredes[9], fonta[10] vos í iaze et muy grand, que la boca de vuestro rabí que compieça[11] vuestra oraçión, feches[12] coño de mujer. E demás sabedes que la barba et las narizes an í mal logar; e demás veedes quál fonta de sugar sangre de tal logar. Ond', si justicia fuesse de tierra, más derecho era apedrear tal omne que osso ni león.

Agora fablemos de sabaat. Hay nin dar nin prender nin fazer obra, don seya leuantada, che tú digas: “A logro[13], tan bien cuentas el sábado como al otro día”. Ond' provaré que el tu sábado vendes et non has sábado ninguno, ca omne[14] quel' vende non l'a et quebranta[15] su ley.

Agora fablemos de creer verdadero Deus. ¿Cúmo creedes verdadero Deus? Che nos falamos[16] en ley que en III maneras los clamades[17], on[d'] dezides: “Cados, cados, cados Adonay Sabaoth”. E demás dezides: “Eloe Abraam, Eloe Ysaac, Eloe Jacob”. Si vos un Dios creedes, ¿cómo lo clamades de tantas naturas? O a aquel Dios que vos creedes, que me digades qué similias[18] ha; si á similias de omne o de qué.

Yo provaré que nuestro Dios, que nos creemos et adoramos, que aquél fizo el cielo e la tierra et fízose omne et fabló et dixo: “Yo só, et otro non major ni egual de mí, que yo só primero et seré postremero. E yo só compeçamiento et seré fin del mundo, yo fer[ir]é et sanaré et yo mataré et resucitaré. E ninguno de mi mano non podrá foyr”.

 

[JUDÍO] Ond' evas[19] sana[20] prueva que él dixo que avía mano. Onde tú fazes grand cosa contra tu Dios et dizes que non á similia. Onde te provaré por Dauid que diz' que á oios et oreias[21] así cuemo diz: “Oculi Domini super iustos et a[ures] e[ius] i[n] p[reces] e[orum]”[22]. Aún te provaré por David que á [cara]: “¿Quo ibo a spiritu tuo? ¿Et quo a facie tua fugiam?”[23]. Ond' bien te deves tener por mucho errado en dezir que el to[24] Deus non á similias ningunas. E yo provaré que el criador...

 

 

 

 

 

 



[1] Mandamientos.

[2] Divisiones

[3] Se refiere a las Mitzvot.

[4] Brit Milá.

[5] Rajar.

[6] Cortar.

[7] Chupar.

[8] Nombres originales de las tres acciones anteriores.

[9] Considerar.

[10] Vergüenza, oprobio. Cfr. Poema de Mío Cid, verso 959: Hobo grande pesar y tovoselo a grand fonta.

[11] Empezar, iniciar.

[12] Hacer.

[13] Ganancia, beneficio.

[14] Hombre.

[15] Romper.

[16] Hallar.

[17] Llamar.

[18] Apariencia.

[19] Aragonesismo por “avías” (‘tenías’)

[20] Buena.

[21] Ojos y orejas.

[22] Los ojos de Dios están sobre los justos y sus oídos en sus súplicas.

[23] ¿Dónde iré que me aleje de tu espíritu? ¿Y a dónde huiré que me aparte de tu presencia?

[24] Tu.